Miguel A. Pierri

Miguel A. Pierri

"Riquelme tiene tanto poder que si un día nos convoca, todos los bosteros vamos a ir. Tiene ese poder y él lo sabe"

Miguel Angel Pierri es uno de los abogados más reconocidos de nuestro país. Sus origenes, su familia, su historia con Armando, su relación con Macri y Angelici, su participación en un caso que involucró jugadores de Boca, las anécdotas con Diego, su opinión de Riquelme y mucho más en un ping pong imperdible.

Por: Augusto Cesar
2 de marzo de 2022

Miguel Ángel Pierri es uno de los abogados más reconocidos de nuestro país. Tiene 66 años y participó de las causas judiciales más resonantes de nuestro país. Fanático de Boca. Sus origenes, su familia, su historia con Armando, su relación con Macri y Angelici, su participación en un caso que involucró jugadores de Boca, su opinión de Riquelme y mucho más en un ping pong imperdible.

Miguel nos recibe en su inmenso Estudio de la calle Esmeralda y Lavalle donde también funciona la Sede de la Fundación de Altos Estudios Abogados sin Fronteras que él mismo preside. Desde allí, rodeado de libros, recuerdos, fotos y una TV gigante sigue la actualidad del país. Siempre tiene un ratito para poner los canales deportivos y saber que pasa en Boca. Su club.


¿Desde cuándo sos hincha de Boca?

Desde muy chiquito. Desde un domingo que estábamos comiendo en casa y mis viejos se pelearon, y mi viejo arrancaba para la cancha y dijo: "me lo llevo al nene a ver a Boca". Tenía siete años. Mi papá tenía algunos intereses, era matarife, y cómo fanático de Ford era muy amigo de Alberto J. Armando. Para papá, Armando era un ídolo. Ahí conocí a Boca.

¿Tu primera referencia de Boca es tu casa, tu familia?

Es mi casa. Mi tía Leonilda, la hermana de mamá. Siempre estaba en el lavadero con la camiseta de Boca cuando jugaba. También estaba mi tío Fernando Layola (delantero de Huracán) Era distinto, era el Boca de la radio, no era el Boca de la tele todavía. Pero bueno, se vivía Azul y Oro. Y mi otra tía, que iba a la tribuna de mujeres, y a veces como yo era chico, iba con ellas.

Esa vez, ¿fue la primera que fuiste a la Bombonera?

Boca vs. Independiente. No me olvido nunca más y fui donde estaba históricamente La 12, porque mi papá tenía unos amigos. Fue una tarde emocionante. Yo no podía creer lo que estaba viendo. Se vibraba cómo se vibró siempre en el estadio. Boca es mi familia. Boca es mi casa. A veces los viernes terminábamos comiendo en "El Obrero" con la Barra de Boca. Respirábamos a Boca en la cocina.

¿Quién fue tu primer ídolo?

No hay ninguna duda, pero ninguna duda. Ángel Clemente Rojas. Rojitas. Tuve la suerte de tenerlo en este estudio hace poco tiempo. Se me pone la piel de ... (se frena y hace silencio). Alfredo Rojas también. Carlos Minoian en el arco en su momento. Estaba Roma también. Mi primo Tito, fanático Xeneize, me dijo una vez vas a ver jugar un tipo de una cintura increíble. Ese era Ángel Clemente Rojas y bueno, no se equivocó. Para mí, ídolo máximo y después Silvio Marzolini. Después papá me llevó a un asado inolvidable con Rattin y sus hijas.


¿Tu top 5 de idolos en la historia?

El Boca de los sueños, evidentemente se lo debo reconocer, es el de Carlos Bianchi. Para mí, esa época de gloria, la época de Palermo, la época de Bianchi, la época de los goles sobre el minuto final, esa época es inolvidable, pero también es épocas de gloria. A veces me preguntan: ¿para vos cuál fue el gran arquero de Boca? Y es muy difícil... Yo llegué a conocer a Roma, y hasta Errea, Néstor Martín Errea cuando tenía sus luces, Sánchez. El Club tuvo jugadores maravillosos, el Tanque Rojas, goles increíbles. Rojitas es inolvidable, el Chapa Suñé, Mouzo. Eso para mí marca lo que yo digo que es la historia viva de Boca.

¿Dónde entra Riquelme en tu lista de idolos?

Lo que pasa es que Rojitas tiene que ver con mi adolescencia, con mi juventud. Nadie puede discutir lo que significa y lo que es Román. Yo a él lo vi como un hombre grande y sin lugar a dudas, la calidad, la destreza, es un tipo inteligente y muy mental, de una frialdad increíble y una velocidad de resolución que pocas veces he visto. Si Román nos dice vamos para allá, vamos para allá. Eso es muy difícil de entender. Yo no digo que es el presidente de Boca porque está Ameal, pero vos fíjate la pasión que sentimos todos los boquenses por Román. Todo se justifica con la presencia de Riquelme. Es una etapa muy difícil la actual.


¿El mejor técnico?

Carlos Bianchi. No puedo dejar de hacer una mención al Coco Basile, y algunos meses del Toto Lorenzo, estuvo un Boca muy difícil de armar. Pero para mí, Carlos Bianchi sin discusión.


¿El mejor delantero?

Miguel Brindisi, era un jugador de lujo. Un hombre de una prestancia, de una media vuelta, de una reacción, de un corte diagonal increíble. Y bueno, para mí la época de Palermo. Martín era un delantero tremendo. A veces iba a la cancha y estábamos en el minuto 43' y decías: no nos vamos porque viene gol, y venía el gol. Nos quedábamos el minuto 47' porque había uno más. Esa época fue inolvidable.


¿El gol más gritado?

Los goles de Boca en Japón. Esa madrugada, a las seis de la mañana, a cinco de la mañana o algo así, todos en el Corralón de Guillermo (Restaurante famoso porteño sobre la calle Anchorena) nos juntamos para ver el partido de Boca. No pudimos ir nosotros allá, y a mí se me paralizó el corazón.


¿Con quién estabas?

Con mi amigo Pepe Parada, con Baby Etchecopar, con Guillermo del corralón y con algún amigo más periodista. Estaba lleno. Guillermo armó una velada para ver jugar a Boca.

¿Arrancó a la noche de la velada?

Arrancó tipo dos de la mañana. Y entonces fue una suerte de post cena con algún desayuno. ¡Se llenó! Y mira que no había plasma de 80 pulgadas. Ese partido, esa Copa no me la olvido más.

Suena su teléfono. Pide permiso. Atiende. Charla un par de minutos sobre una de las causas que lleva. Reanudamos.

¿A quién respetas de tu profesión?

A alguien que quizás muchos no recuerdan que se llama Oscar Mario Salvi, un gran penalista, un hombre con el que tuve la oportunidad de conocer un derecho distinto, que es el que me hizo crecer a mí. Con él compartimos la defensa de Carlos Menem. Fue el tipo que me dio la dimensión de cómo crear un estudio.

¿Y de la actualidad?

Tengo muy buena relación con Fernando Burlando. Somos casi como hermanos. Me llevo bien con todo el mundo. No tengo problema porque aprendí a respetar a mis colegas. Ignacio Trimarco es un pibe maravilloso. Éste es un estudio de laboratorio. Acá se estudia mucho. Es una pasión.


Pierri participa de Argenzuela en radio 10.

Como Boca...

Boca es un tema aparte, porque cuando yo hablo de Boca hablo de mi casa, hablo de mis viejos, hablo de mis primos. Nosotros vivimos todos Boca, ¿me entendés? Boca es una pasión. Por eso cuando no andamos bien me preocupo y me amargo.

¿Si Boca pierde te pones mal?

Este último campeonato lo compartí desde la cabina 22 de prensa de un amigo, Pablo Mahle (hoy siguiendo a Boca desde la eternidad) que murió y lo veía desde ahí y las cosas no nos iban bien. Mientras todos puteaban, yo me amargaba porque pienso que hasta a los jugadores les debe pesar que las cosas salgan mal. Me decía, ¿por qué nos sale todo tan mal? ¿Qué nos está pasando? ¿qué nos está faltando? No me gusta hacer comparaciones odiosas porque siempre caemos en lo mismo. En la época de Carlos, en la época de Bianchi y tenemos que salir de eso nosotros porque yo soy del Boca de hoy, con buenos muchachos que deben estar haciendo un esfuerzo increíble. Yo no tengo ninguna duda. Yo no me voy enojado, me voy triste, porque cuando uno es hincha de Boca, uno lo quiere a Boca. Esa es la diferencia.


¿Qué esperas de un equipo de Boca?

Cuando veo entrar a Boca a la cancha ya veo como viene. Más allá de los papelitos y de ese sonido estruendoso que te deja sordo, de esa pasión de las tribunas, cuando los jugadores salen a la cancha, en la forma de caminar, te das cuenta cómo están. Boca necesita un conductor, un técnico conductor. No estoy ensuciando a Battaglia, estoy diciendo que... caemos en Bianchi de vuelta. Bianchi y el Coco Basile, con sus diferencias, con sus resultados y con sus logros, algo dejaron claro en Boca, que eran técnicos de Boca. Lorenzo era un técnico de Boca, con personalidad. Toda la impronta que genera Riquelme en nosotros, que nos ha llevado a respetarlo y a quererlo, no se enojen, pero eso es lo que nos falta en el técnico.

¿Te gusta el plantel que está armado?

Me parece que Battaglia está generando un equipo que puede tener proyección, pero él es el responsable de la conducción. Él tiene que asumir totalmente. Yo lo quiero ver más pegado a la línea de cal que cerca del banco de los asistentes. Lo quiero más activo. Yo quiero escuchar el grito del técnico en la gramilla. Y no lo estoy escuchando ni viendo.



¿Cómo llevas la sequía de 15 años sin la Libertadores?

Uno de los tantos días que estuve en el estadio de Boca vacío fue el 20 de junio de 2019, fue el día de la bandera. Fui a ver a un amigo a La Boca y entré a la cancha. Me senté y estaba con uno de los contadores de Boca, no voy a dar el nombre. Y me dice: "¿por qué te agarras la cabeza así?" - "Porque estoy viviendo en la pesadilla. Hace doce años que no somos campeones de América". Cuando nosotros vimos ahí en la mitad de cancha, la Copa un montón de veces, cuando se ha hecho casi una rutina ir a disputar la Libertadores. Me dice: - "me amargaste el día". Bueno, es eso. Es la deuda, es una hipoteca levantar la Copa. La deuda la tiene esta dirigencia y la tiene este cuerpo técnico. Román, me imagino que pensó en su interior, lo debe pensar como lo pienso yo, porque es de Boca.

¿Cómo viviste Madrid?

El día que se armó el despelote en Núñez, yo me estaba yendo a Miami. Me entero, ya en Ezeiza, de este despelote, que se suspendió el partido. Créeme que me fui con un mal augurio. No sé por qué. Le tenía fe al equipo, pero no me gustó nada. ¡Es terrible! No quiero involucrar a otros, para mí es la gran derrota, es la que no puedo asimilar. Y es una derrota increíble que tenemos que revertir. Por eso nos quedó el maleficio. No salimos de Madrid nosotros, a pesar de que ya veníamos mal de antes. Es la fecha que todos queremos olvidar, es ese partido que todos queremos olvidar y solo lo vamos a poder superar con una buena Copa Libertadores.

¿Se tapa con otra Libertadores?

Es la primera vez en toda mi vida como hincha de Boca, que sentí la pesadumbre de una derrota. Me acuerdo que yo me senté acá al otro día y no tenía ganas de hablar. Le dije a mi secretaria: - "mire no lo tome a mal, dígale a la gente que viajé a Córdoba por dos o tres días". Yo me quiero volver a mi casa, y me fui. A nadie le dije por qué, no le voy a dar el gusto a nadie. Me acuerdo que agarré la copita que tengo de Boca, la puse en la camioneta y me dije: no puede ser. Estuve cuatro días sin salir. Me encerré en mi casa en Pilar. Recuerdo que mi mujer me decía ¿pero te pasa algo? ¿Te sentís mal? No, no no, y lloraba, lloraba de impotencia.

¿Un momento en La Bombonera?

Verlo a Diego en la cancha de Boca cuando dijo: "la pelota no sé mancha", y tenerla ahí. Con mi amigo Pepe Parada tuve la suerte de estar al lado de Diego, muy cerquita. Después fuimos al cumpleaños de la hija en el Hilton. Yo lo miraba a Diego y pensaba nos diste tanto y miraba la cancha. Esto me pasa igual. Yo voy a la cancha de Boca y siempre hago lo mismo, no sé que estoy buscando. Ese es uno de los momentos más emocionantes de mi vida. La despedida de Diego de Boca, en la cancha de Boca. ¡Terrible!


¿Cuál era tu relación con Maradona?

Yo no era amigo de Diego. Si estuve varias veces con él. En este tiempo de la enfermedad estuve muy cerquita, pero muy cerquita, porque Verónica Ojeda me había llamado, porque en los días de la internación de Diego costaba que ella lo pudiera ver. Entonces yo hice gestiones ante Víctor Stinfale, un amigo, y lo llevé a Dieguito Fernando a ver a su papá. Por supuesto, que yo le facilite la entrada a Verónica. Pero, ¿por qué te cuento esto? Porque al otro día me llama Verónica, por eso cuando toco esto me acuerdo de él, y me dice mi secretaria por el interno: mire, yo no creo que sea un chiste, pero me dicen que le va a hablar Maradona, por favor, le paso la llamada. Diego estaba internado en la Clínica Olivos.

Tres días antes de morir. Levanto el teléfono. - "Miguel, soy Diego, me dice. ¿Qué hacés? ¿Cómo andas?, Acá estoy, te llamaba para decirte 'Gracias por traerme a Diego Fernando. Te tengo en el corazón, eh'". A Diego nunca le voy a decir cuídate. Le dije - "vamos, que te quiero fuerte, te quiero mucho". - "Yo te quiero mucho, mucho, mucho", me respondió. Fue la última vez que hablé con él.

Y cuando llega la noticia, ¿qué sentiste más allá de tu labor como abogado?

Mirá. Un día le digo a Morla: "vos sabes que mi hijo mayor quiere una camiseta de Diego". Nunca le había pedido una. Entonces me lo encuentro a Diego en la casa de un amigo, ahí en Nordelta y le digo: "Diego, cuando puedas ¿me firmas una camiseta para Juan?". "Si, gordo, cómo no", me dijo y quedó ahí. Pasaron los días y Diego se fue a Dubai. La camiseta no vino. Entonces lo llamo a Matías: - "Y Matías, me cagaste le digo yo". - "Y viste como es". Pasaron los días, muchos días.

Suena el teléfono 4 AM. "¿Quién habrá caído preso?", me digo. - "Miguel, soy Matías. ¿Qué hacés? No, me putees", me dice. "¿Tenés la computadora a mano?" - "No, tengo el teléfono". - "Pone el Facebook de Diego". Lo pongo y lo veo a Diego firmando una camiseta. - "Hoy se levantó, me pidió una camiseta para tu hijo. Tardó tres meses, pero se levantó con eso. Y ahora me está rompiendo las pelotas porque quiere que la camiseta esté el sábado en Buenos Aires". ¡Era miércoles! Así era Diego.


¿Qué relación tenes con Daniel Angelici?

Yo tengo una buena relación a partir de algunos acontecimientos que vivimos. La causa de los colombianos. Compartimos de alguna manera una relación profesional bastante buena en el Colegio de Abogados, Daniel estuvo con nosotros. Nos acompañó en una lista del Colegio de Abogados con la cual triunfamos. Fue una etapa importante de Boca. Nos debe la Copa Libertadores, que se haga cargo.

¿Lo ves para volver? ¿O crees que ya es una etapa cumplida?

Por ahí, quiere volver. Todos dicen que quiere volver. Muchos me dicen que quiere volver. La política de Boca es muy complicada.


¿Te meterías en la política de Boca?

Sabés que no, sabés que no...

Mira que te metés en lugares complicados...

Un amigo me dice siempre: "vos tenés que meterte en Boca". Boca es mucho más que un Ministerio, es muy complicado. Yo los veo a los muchachos como entran y se van. Algunos se van más viejos. Boca es una institución enorme. Yo vi en Bolivia, un boliviano con una camiseta de Boca. Yo vi en Brasil a un tipo con la camiseta de Boca. Pero, ¿en Grecia con una camiseta de Boca? Yo lo vi. Eso es Boca. Es muy difícil. Ahora, institucionalmente hubo hombres que marcaron etapas increíbles.

Definime a Mauricio Macri

¿Quién puede negar lo que hizo Mauricio Macri por Boca? ¿Quién puede negar cómo creció Boca con la ilusión? No solamente en el fútbol, como creció como institución independientemente de los logros. ¿Quién puede negar el temperamento y hasta las peleas con Bianchi, que hasta enriquecieron a Boca esas peleas? Por eso habla del tesón que cada hombre pone por la institución. Yo me acuerdo que el día que Carlos se levantó y se fue, en la famosa conferencia, y lo dejó a Mauricio sentado, Cuando yo lo vi, estaba sentado en mi casa y dije: ¿qué pasó?

Lo conozco mucho a Carlos Bianchi, y sí era capaz de hacer eso. Pero eso enriquece a Boca y eso es lo que le está faltando a Boca hoy. Ese diálogo aún en la diferencia. A Boca le está faltando eso. Macri fue un gran hacedor de Boca y nada tiene que ver la política nacional con la política de Macri en la institución.

¿Cómo ves a Riquelme y su Consejo?

A veces alguien dice que los jugadores tienen cierta diferencia con la Comisión y el Consejo. Puede ser el temperamento de los muchachos, pero los puso Román. Él sabe para qué lo puso y por qué. Entran al vestuario y no se hablan, no se saludan. Algún empresario titular de algún jugador, me dice: pasé tal oferta y no me contestaron. Me hablan de un teléfono roto. Ahora, es muy difícil porque a Román vos lo querés. Es lo que es. ¡Román es Boca! ¿Hago mal si digo que los votos de los votos de Boca los tiene Román? No hago mal, los votos los tiene Román. Cuando él dice que si va a elecciones les gana 85 a 15 a cualquiera es verdad. Román sale, nos convoca y vamos a ir todos a la puerta de Brandsen. Tiene ese poder Román, y él lo sabe. Hay que entenderlo.


¿Qué pensás que puede pasar si Macri quiere meterse otra vez en la política de Boca y enfrente está Riquelme? ¿Creés que puede haber una elección pareja?

Es pasado mañana. Si no hay Copa Libertadores de América, que Mauricio vuelva tranquilo. Si no hay Copa Libertadores de América el futuro va a ser complicado. Hay un gran dolor, hay una gran carencia. Insisto, es la novia que nos dejó y no volvió. Si hay Copa Libertadores de América es otra la historia. Me parece que, debemos reconocerle a Román que nos devolvió el sueño que nos fue postergado. Ahora, para mí define eso hoy. Para mí define cómo marche Boca en este Campeonato. ¡Viste que no nos contenta el Campeonato Nacional! No alcanza.Yo miro los partidos en la semana y el domingo porque está jugando Boca, pero lo que quiero ver es otro Boca jugar. Lo quiero a Boca jugando la Copa Libertadores.

¿Qué harías con la Bombonera?

Lo he hablado con todos los hinchas de Boca. Me he sentado en la Bombonera vacía y pienso ¿qué vamos a hacer si no la podemos agrandar? Si no le podemos dar cabida a 100 mil boquenses en el estadio que nos merecemos. Tenemos esa manzana, no voy a decir maldita, pero me cuesta creer realmente que... tengo que hablar de política nacional, de política de la ciudad... A ver, fuimos Concejo Deliberante, fuimos Gobierno de la Ciudad y no lo pudimos resolver. Me parece increíble que algunas familias nos dobleguen esta decisión. Lo tenemos que resolver. En el proyecto de estadio, el 365 me parece un buen proyecto. El Esloveno también. Boca necesita esa cancha. Boca necesita esa cancha como necesita la Libertadores. Y yo creo que el dirigente que nos posibilite esa cancha, ese va a ser eternamente reconocido por todos.


¿Qué significa Boca para vos?

Mirá Boca es esto (agarra una maqueta de una canchita - ver foto-). Esta canchita tan humilde, hecha con palitos de escoba, fósforos, con palitos de helado. Bueno, este es un hombre privado de su libertad, hincha de Boca. Alguien que está preso que sabe de mi pasión por Boca. Y bueno, entonces me quiso agradecer porque le fue dentro de todo bien en el resultado de su causa, y un día me dijo: "mire yo ya le pagué, ahora le quiero agradecer".

Boca es mi tía, es mi casa cuando jugaba boca, con la camiseta de Boca puesta. Es mi viejo con camisa blanca y pantalón beige llevándome de la mano a la cancha. Eso es Boca. Es la reunión del domingo, es la pasión, es la puteada. La puteada de mi viejo cuando las cosas iban mal. Eso es Boca. Es la pasión en todo. Por eso nos merecemos un mejor presente y un mejor futuro. Por eso Battaglia y los muchachos tienen que entender el compromiso que implica llevar la camiseta puesta. Yo tengo mucha fe en Román y su gestión, pero ojo, estamos todos en deuda. Ahora, ¡lo más fiel que tiene Boca es esta hinchada increíble! Aún en los peores momentos vitoreando hasta quedar afónica y eso yo lo rescato. Hasta en las peores derrotas aplaudiendo al equipo. Y eso es Boca, eso no pasa en otro lado.

Fútbol Profesional

Con muchos juveniles: Los convocados de Boca para enfrentar a Lanús

09/06/2023

Tras la práctica en Ezeiza, el DT de Boca dio a conocer la lista de futbolistas convocados para enfrentar a Lanús este sábado. leer mas

Mercado de Pases

¿Cuánto hay de cierto sobre la posible llegada de James Rodríguez a Boca?

09/06/2023

En las últimas horas trascendió la información desde Colombia que el experimentado volante con pasado en el Real Madrid, sería refuerzo del Xeneize. ¿Humo o existen chances? leer mas